•    A través del helicóptero Agusta se han realizado 55 traslados para atender urgencias médicas.

Para garantizar una atención médica adecuada y oportuna, el helicóptero Agusta realizó el traslado de dos personas del hospital General de Tlatlauquitepec al Hospital de Traumatología y Ortopedia de la capital.

El Sistema de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA), informó que el servicio aéreo se dio ante el reporte de un accidente vehicular en la zona de Zautla - Zacapoaxtla, donde resultaron heridos un joven de 20 años de edad con diagnóstico de traumatismo craneoencefálico severo; y un hombre de 45 años de edad con traumas cerrados en tórax y abdomen, quienes reciben la atención médica en el nosocomio de la capital.

Con la asistencia a estos pacientes se tiene un total de 55 traslados aéreos, de los cuales 11 fueron por atención ginecológica, 33 por traumatismo, 8 por urgencia y 3 por procuración para la donación de órganos.

Los servicios brindados por el helicóptero Agusta desde diversos municipios del interior del estado se remitieron al Hospital de la Mujer, al Hospital para el Niño Poblano (HNP), al de Traumatología y Ortopedia, al General del Norte y al del Sur, así como a los hospitales generales de Teziutlán y Tehuacán.

Con estas acciones el gobierno de Puebla confirma su compromiso de dar uso correcto a los bienes del Estado en favor de los ciudadanos, por lo que las aeronaves continuarán con los traslados de emergencias médicas y de protección civil. 

Publicado en SALUD

Son vulnerables enfermos crónicos, embarazadas, niños y bebés

Atención médica inmediata requieren en la actual temporada los enfermos crónicos, mujeres embarazadas, bebés y niños menores de 6 años, al manifestar diversas molestias corporales por un “golpe de calor”,

Expertos del grupo MisRemedios explican que una persona puede sufrir un golpe de calor cuando su temperatura corporal pasa de los 40 grados centígrados, y si no se actúa a tiempo, el problema puede complicarse, por lo que resulta crucial conocer los síntomas y saber cómo actuar ante esta circunstancia.

Aconsejan que cuando llega el verano y el calor aumenta, no sólo hay que protegerse de los daños que el Sol puede provocar en la piel, sino que también se tienen que tomar precauciones por las altas temperaturas, ya que pueden aparecer problemas como la deshidratación  y el riesgo de sufrir un golpe de calor que también llega a sobrevenir por exceso de ejercicio o trabajo físico.

Si no se toman las medidas adecuadas, advierten, y el cuerpo no es capaz de enfriarse rápido, pueden aparecer complicaciones frente a las que es necesaria una atención médica que evite otros problemas muy serios o incluso un fatal desenlace.

Para poder reaccionar a tiempo y saber si alguien está sufriendo un golpe de calor, es imprescindible conocer los síntomas que aparecen, dado que una respuesta adecuada puede ser fundamental para evitar consecuencias desastrosas.

Se pueden definir tres etapas de aparición de los síntomas que ayudan a reconocer que esta situación puede estar ocurriendo, y hay que actuar a tiempo.

En un primer momento, los síntomas habituales que generalmente aparecen cuando se produce este hecho, son: piel enrojecida, caliente y seca; sed intensa y sensación de sequedad en la boca; sudoración excesiva; sensación de calor extremo y temperatura corporal superior a 40 grados centígrados.

Detallan los expertos que los síntomas en un segundo estadio de esta dolencia, serán: sufrir debilidad muscular y calambres; aparición de dolor de cabeza y mareos; ausencia de ganas de orinar; ausencia de sudor; aparición de pulso fuerte y acelerado; dolor de estómago y falta de apetito.

Si estos síntomas llegan a aparecer, pueden ser una señal de que el organismo ya ha perdido entre el 6 y el 8% del agua que hay en el cuerpo.  Si no desaparecen y no se toman las medidas adecuadas, puede aparecer una verdadera situación de gravedad que podría desencadenar un colapso.

Los síntomas que aparecen en el tercer momento serían: hiperventilación, agotamiento, aparición de confusión y desorientación, pérdida de conciencia, delirio o convulsiones y desmayo o incluso coma.

MisRemedios explica cómo actuar frente a un golpe de calor: Poner a la persona afectada a la sombra o en un sitio fresco Y si es posible, a un lugar ventilado o incluso con aire acondicionado. Para favorecer la circulación de su sangre, es preferible colocarla tumbada con la espalda recta y las piernas levantadas.

Intentar bajar su temperatura corporal.  Se le pueden poner paños o trapos humedecidos con agua fría, sobre la frente, el rostro, cuello, axilas y tobillos, para favorecer la bajada de su temperatura corporal.

Darle a beber agua o líquidos a pequeños sorbos. Esto es importante, dado que la persona afectada puede haber perdido mucho líquido corporal y es necesario que lo recupere, pero sólo se puede darle de beber si se encuentra consciente, o remojarle los labios con una toalla o gasa empapada en agua, para evitar que se atragante.

Controlar su temperatura para evitar que vuelva a subir. Si es necesario, se puede seguir humedeciendo su rostro y pies, si la temperatura vuelve a subir.

Y solicitar ayuda en caso de necesidad. Si después de haber puesto en práctica estos consejos,  la temperatura de la persona afectada no desciende, presenta pulsp débil, palidez o sufre de enfermedades cardíacas,  se debe llamat rápidamente a los servicios de salud para que pueda atenderla un médico.

Publicado en SALUD