Puebla, Pue., 17 de abril de 2019.- El transporte, la infraestructura y en general las políticas públicas del estado deben ser incluyentes de las personas con discapacidad, quienes deben acceder a las mismas oportunidades que les permitan tener una mejor calidad de vida, comentó el candidato común a la gubernatura de Puebla por el PAN, PRD y MC, Enrique Cárdenas Sánchez.

Entre las principales demandas que le plantearon poblanas y poblanos con discapacidad al postulante, se encuentra la falta de acceso a servicio médico, oportunidades de empleo y educación; también dijeron que existe acceso inequitativo al sistema de procuración e impartición de justicia.

Las personas con discapacidad le señalaron que en Puebla se carece de infraestructura adecuada para que puedan circular sin obstáculos en la vía pública, y tampoco pueden usar el transporte público.

Tras sostener un diálogo con poblanas y poblanos con discapacidad, Enrique Cárdenas dijo que cuando llegue al gobierno estatal, habrá una política de inclusión “que haga sensible a las empresas para incluir a personas con cualquier tipo de discapacidad”.

Más tarde, Enrique Cárdenas realizó un recorrido a pie, yendo casa por casa, por las calles de la junta auxiliar de Santa María Xonacatepec, donde recibió cientos de adhesiones a su candidatura; lo mismo ocurrió a su paso por las instalaciones del Mercado de Amalucan, en la capital poblana.

En el recorrido donde se realizó volanteo en esa zona, Enrique Cárdenas estuvo acompañado de militantes del PAN y del PRD, como Oswaldo Jiménez, Guadalupe Arrubarrena y Miguel Ángel de la Rosa.

Publicado en POLITICA
Domingo, 07 Abril 2019 16:54

¿Quién trajo la guerra sucia?

Columna | P U L S O    P O L I T I C O

            La llamada guerra sucia o guerra de lodo, como algunos la llaman, ha venido a descomponer el ambiente político de México desde el año 2000. Antes era totalmente desconocida en el país.

             En las campañas políticas había críticas al adversario, críticas por la forma en que se había utilizado el poder sin resolver problemas o creando más, por ineficiencia, por ineptitud o por mala fe de algunos políticos.

             Pero a partir del año 2000, la guerra sucia, consistente en lanzar insultos, crear rumores y chismes, meterse en la vida privada de los contendientes, inventar cosas para dañar al adversario y divulgarlas masivamente por el nuevo sistema de internet, fue importada por el panismo, que tenía como candidato a la presidencia de la república, a un empleado de meidano rango de la empresa Cocacola, Vicente Fox, que había demostrado su ineptitud para ocupar cargos políticos, desde que fue gobernador de Guanajuato y desempeñó ese cargo, como estaba acostumbrado a trabajar en la empresa transnacional en la que había laborado durante varios años, por teléfono celular.

          Como gobernador fue un fracaso y como presidente también. Baste un dato: habiendo llegado a la Presidencia de la República con una amplia mayoría que pudo haber aprovechado para hacer los cambios que se requerían para mejorar las cosas que ya empezaban a andar mal por el sistema económico neoliberal impuesto por Salinas de Gortari, no hizo nada y su popularidad bajó a tal grado, que en las elecciones intermedias perdió cincuenta diputaciones, con lo que su partido, dejó de tener la mayoría que tenía en el Congreso.

            En las elecciones federales siguientes, el PAN hubiera perdido si no es ayudado por la tecnocracia priísta y la alianza panista con la dirigente de su antes odiada enemiga, la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo, que movilizando a sus operadores electorales logró que Felipe Calterón obtuviera menos de un punto porcentual arriba de la votación del candidato priísta.

            De ahí surgió la célebre frase del segundo panista presidente de la república, refiriéndose a su apretadísimo triunfo: “Haiga sido, como haiga sido”.

             Para implantar la guerra sucia en la política mexicana, el PAN, Fox y sus Amigos, importaron de España, a un experto en campañas sucias, que después enriqueció Calderón quien trajo además, a expertos sudamericanos en la materia.

             Y como ya ni eso funcionó para que el candidato panista ganara arrolladoramente, se tuvo que recurrir al fraude, en lo que eran expertos los dirigentes sindicales del priísmo tradicional, como doña Elba Esther.

             Esas guerras sucias fueron el inicio de la descomposición política que ahora sufre el país; que ha dividido a los partidos en su interior, ha enojado a muchos de los electores y que ha sido causa de enfrentamientos en pequeños y medianos pueblos, en organizaciones sindicales y que ha desprestigiado tanto a los partidos como a los políticos que los representan.

             Ahora, los dos presidentes de la república surgidos del panismo, Vicente Fox y Felipe Calderón, apenas les quitaron el resguardo del Estado Mayor Presidencial, ya están pidiendo protección al gobierno de la república, porque se sienten inseguros.

               El nuevo partido Morena, que llegó a la escena política nacional como un sunami, arrollándolo todo, está cayendo en esas perversiones desde sus inicios y si no para, tendrá más pronto que tarde, sufrir las consecuencias.

              Por fortuna hay gente sensata en las altas esferas de ese partido. El candidato a la gubernatura Luis Miguel Barbosa Huerta, acaba de decir en Huauchinango, que Morena, necesita de la presencia de quien fue su contrincante en la lucha interna, Alejandro Barbosa, quien no solo no debe salir del partido fundado por López Obrador, porque su presencia, señaló, es necesaria para ganar las elecciones.

            Ya antes Armenta Mier había señalado que si Barbosa lo consideraba necesario, el se uniría a su campaña.

             No se necesita ser un politólogo de altos vuelos, un catedrático de Harvard o un analista de esos que salen en la televisión, para avizorar el derrumbe que podría tener el nuevo partido ahora en el poder, si no toman conciencia los militantes de ese partido, de la necesidad de permanecer unidos, sin enfrentamientos internos, sin guerra sucia que lo único que provoca, es “odios y rencores” como decía el doctor Alfredo Toxqui, en su campaña por la gubernatura, cuando la sociedad poblana estaba enfrentada ideológicamente por el control de la Universidad Autónoma de Puebla, única institución de educación superior entonces existente.

              El candidato a gobernador de Morena, Barbosa Huerta, ha dicho que se siente un factor de unidad, para que Puebla supere la situación tan difícil que ha vivido en los últimos años y que trabajará en eso, en reconstruir la unidad y el respeto entre los poblanos.

              El pasado viernes estuvo en Puebla para reforzar la campaña del candidato de su partido a la gubernatura del Estado, Alberto Jiménez Merino, la dirigente nacional del PRI, Claudia Ruíz Massieus, quien afirmó que quienes por su voluntad  han abandonado las filas priístas, están totalmente identificados y sus casos serán analizados por los órganos de su partido encargados de ello.

              Los priístas leales, los que tienen convicción, los que no están ahí para conseguir un puesto, sino para que la política en México vaya por el camino adecuado a la historia y a las convicciones del pueblo mexicano, apoyan a Jiménez Merino, que es, dijo, el mejor candidato para Puebla.

               Aceptaron los priístas que las encuestas favorecen al candidato de Morena, pero señalaron que hay una clara evidencia de que la intención de voto para el candidato priísta, va en aumento y seguirá creciendo en la medida en que los militantes del partido tricolor, sigan unidos y trabajando para alcanzar el triunfo.

Publicado en COLUMNAS
Miércoles, 03 Abril 2019 20:52

Las guerras sucias, sinónimo de atraso

Columna | P U L S O     P O L I T I C O

         Un viejo político poblano, ya retirado, nos dijo que las llamadas “guerras sucias” o “de lodo” que desde el año 2000 empezaron a utilizarse  en las campañas políticas de nuestro país, importadas por el PAN, con Vicente Fox como candidato, lo único que ha logrado es crear divisiones y odios entre la sociedad.

         Son muestra del atraso de nuestra clase política, que en campaña, no hacen crítica de los adversarios, sino lanzan insultos, calumnias, se meten en vidas privadas. Es chismografía pura.

          Por eso, afirma, los partidos políticos están en un grave proceso de descomposición: Han perdido su ideología, no están organizados porque carecen de la estructura necesaria para ello y sus militantes en gran parte, solo van en busca de “chamba”.

           Ningún partido es escuela de política, como lo pidió Manuel Gómez Morín, fundador del PAN, en los inicios de ese instituto, hace casi 80 años. Los partidos políticos en nuestro país tienen propietarios, en su mayor parte, y no dirigentes. Y algunos de los dirigentes están a todas luces, negados para la acción política.

            El PRI acaba de pasar por una de sus peores épocas, por el desgaste natural del tiempo tan largo que gobernó al país, pero agravado por dirigentes como ese señor Ochoa Reza, ahora senador, que nadie sabe de dónde salió y porqué llegó a ser dirigente nacional del PRI, partido en el que era casi totalmente desconocido por la militancia.

           Por lo que respecta al PAN, que al igual que el PRI, es un partido histórico, representante de la corriente conservadora del siglo XIX, como el PRI lo es de la liberal del mismo siglo, tiene actualmente un dirigente nacional, sin una clara visión del papel que debe desempeñar un partido de oposición.

           Cree él, así parece, que debe oponerse a todo por sistema, sin razonamientos válidos, sin análisis, sin el mínimo sentido de la realidad y siendo dirigente nacional del partido que sus fundadores ubicaron como democrático, diferente al Revolucionario Institucional, por lo menos eso pretendían, en forma autoritaria designa al candidato a la gubernatura de Puebla, sin la mínima consulta a las bases, que durante seis largos años, del 2010 al 2016, fueron aplastadas y humilladas por el “morenovallismo”, corriente surgida al interior del PAN y tolerada por la dirigencia nacional de ese partido “campeón de la democracia”, que además estaba conformada por ex priístas.

          El PRD es heredero de la izquierda surgida en nuestro país al iniciarse el siglo XX, con el Partido Comunista de México, que en sus primeros años actuó en la clandestinidad y que en tiempos de Echeverría, obtuvo su registro como compensación para no dejar solo en el escenario político de entonces, a José López Portillo, como candidato del PRI a la presidencia de la república.

          Después de pasar por varios nombres, adquirió el de Partido de la Revolución Democrática y creció con la llegada de una fuerte corriente de ex priístas que se oponían al sistema neoliberal implantado por el grupo de tecnócratas que llegó de las universidades gringas y capitaneado por Carlos Salinas de Gortari. Ese sistema llamado “neoliberal” nos trajo el “capitalismo salvaje” con consecuencias sumamente dañinas para el país.

           El PRD, tuvo triunfos electorales que no se reconocieron, con Cuauhtémoc Cárdenas como candidato presidencial y después, dos veces, con Andrés Manuel López Obrador. Ganó la jefatura de gobierno del Distrito Federal para bien y todavía el gobierno de la ahora ciudad de México, está en manos de la izquierda.

            Sus ilógicas alianzas con el PAN, partido representante de la tradicional derecha mexicana; sus divisiones internas representadas por corrientes, grupos o triubus y el dominio que en los últimos años tuvieron los llamados Chuchos, en ese partido, además del abandono de Andrés Manuel para formar un nuevo partido llamado Morena, casi acabó con el PRD. Sigue moviendo la cola, pero no pasa de ser el satélite del PAN.

           ¿Y los otros? Son la “chiquillería”, partiditos creados por algunas familias o políticos medio conocidos que más que representar corrientes políticas o ideológicas, son propiedad de particulares, como el PANAL, que era de la maestra Elba Esther Gordillo, la ex dirigente del SNTE; el Verde Ecologista, propiedad de la familia del doctor Martínez Manatou, que fue aspirante del PRI a la candidatura a la presidencia para sustituir a Díaz Ordaz; el Movmiento Ciudadano, propiedad de un ex gobernador priísta de Veracruz y así por el estilo. Ninguno puede considerarse como partido político: son membretes que solo aparecen en tiempos de elecciones, para alquilar su registro al mejor postor. Su meta es obtener el 3 por ciento de la votación como mínimo, para no perder su registro.

¿Morena? Ya le hablaremos de él en nuestra próxima entrega…

Publicado en COLUMNAS
Jueves, 28 Marzo 2019 00:38

Denuncias ante la FEPADE: PAN

En conferencia de prensa integrantes del PAN en vos de José María Iguiniz Cárdenas, señalaron que interpusieron una denuncia ante la Fiscalía especializada para la Atención de Delitos Electorales de Puebla (FEPADE), contra Eduardo Aguilar Sierra quien es Consejero Jurídico del Gobierno del Estado por su participación en   horas de trabajo en temas electorales en favor del Partido Acción Nacional.

Iguiniz Cárdenas, agrego que esta queja interpuesta incluye también al líder nacional del PAN Marko Cortez Mendoza, el mismo aun a sabiendas que Aguilar Sierra es funcionario en la entidad lo mantiene trabajando como activo representante legal del PAN, este trabajo lo realiza aun en horario que compete a su tiempo de labores en el gobierno estatal.

Agrego que se interpuso por ello esta denuncia en contra del Consejero Jurídico del Gobierno Estatal, Eduardo Aguilar Sierra por trabajar por el PAN presuntamente en su horario de labores en favor de este instituto político.

Iguiniz Cárdenas, reitero que siendo servidos publico Aguilar Sierra viola la ley ya que está atendiendo la defensa jurídica del candidato del PAN a la gubernatura Enrique cárdenas Sánchez, estando en su horario laboral y cobrando su trabajo en la administración gubernamental que preside Guillermo Pacheco Pulido.

Publicado en POLITICA

Columna | SIN LÍMITES

*El futuro político de Puebla pareciera estar en manos de MORENA; ¿PAN y PRI por el segundo lugar?

A diez días del inicio de las campañas políticas por el Gobierno del Estado para la elección extraordinaria del 2 de junio próximo, el panorama parece estar definido. Participan 9 partidos políticos registrados con tres candidatos, pero con fracturas partidistas en todos los frentes. Al parecer el menos dañado es el PRI, que con el ex gobernador Mario Marín Torres, ya sin la amenaza y sombra del morenovallismo, va con todo para ganar.

De la suerte que correrán otros dos partidos, el PES y el PANAL, no se sabe nada. A nivel nacional desapareció el PES y pronto el PANAL.

Luis Miguel Barbosa Huerta es arropado por MORENA, el PT y el PVEM. Al acudir a presentar su registro como candidato a gobernador por la Coalición Juntos Haremos Historia ante la Junta local del Instituto Nacional Electoral, Barbosa Huerta señaló que Puebla necesita la reconciliación, la sociedad poblana necesita ser reorientada hacia el progreso, el bienestar y la pacificación.

Si el voto lo favorece, Barbosa anunció el compromiso de reorientar el rumbo que en Puebla se ha desviado, tiene propuestas para cada uno de los problemas del Estado y reiteró que no es un hombre de élites ni de privilegios. Indicó “al poder público hay que quitarle la fatuidad y la fantochería, nunca más el poder para hacer el mal, para el espionaje, ni para beneficio personal”.

Barbosa estuvo acompañado por la dirigente nacional morena, Yeidckol Polevnsky y representantes del PVEM y el PT.

Entre los morenos la fractura es grande. Según la encuesta que definió al candidato Barbosa, quedaron fuera Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra, ambos Senadores de la República. Armenta aún mantiene una posición de rebeldía aunque ha dicho que no dejará MORENA, ni lo dañará.

Descartó apelar ante la autoridad electoral los resultados de la encuesta de su partido y adelantó que presentará únicamente una queja ante la Comisión de Honor y Justicia, para no poner en riesgo el proceso electoral. Polevnsky ya lo amenazó con sanciones, ahondando la pugna que en el fondo podría dañar a los morenos.

UN CIUDADANO CON EL PAN

En el PAN, no cantan mal las rancheras, como dice el dicho. La división está a tal punto, que lo que en el pasado reciente hubiera sido un buen candidato con amplias posibilidades de victoria, en la actualidad es motivo de división y enconos.

El candidato ciudadano es Enrique Cárdenas Sánchez, ex rector de la UDLAP, quien pretendió ser candidato por MORENA en la elección ordinaria de 2018, no lo consiguió y después fue un furibundo crítico del panismo morenovallista. A regañadientes los panistas le han dado su apoyo pero los seguidores del ex gobernador y de la ex gobernadora fallecida, lo han rechazado.

Ante el INE, Cárdenas Sánchez fue registrado candidato del PAN, MC y PRD. Su candidatura apuesta a dar continuidad a los proyectos en Puebla en los últimos 8 años, pero también es una oportunidad de corregir lo que se hizo mal.

Al registrarse acompañado del dirigente nacional panista, Marko Cortés, y representantes del MC y del PRD, dijo que postulación no es una revancha contra MORENA, lo que pretende es consolidar un proyecto ciudadano. Algunos panistas tradicionales lo han aceptado, al grado de que pusieron a Francisco Fraile como Secretario General del comité estatal blanquiazul, luego de la renuncia en protesta contra Cárdenas de Salvador Escobedo Zoletto.

Panistas como Eduardo Rivera Pérez, Francisco Fraile, Humberto Aguilar Coronado, Rafael Micalco Méndez, Mónica Rodríguez, Juan Carlos Mondragón y Pablo Rodríguez, acudieron a su registro, pero no estuvieron Blanca Jiménez Castillo y el ex dirigente Jesús Giles.

El PRD, siempre escaso de representación en Puebla, tiene señalamientos contra Cárdenas. Los enterados dicen que se unieron para evitar la extinción. Del MC no estuvieron los diputados locales Carlos Morales y Armando García Avendaño. Fernando Morales, dirigente estatal no ha emitido declaración alguna.

En el registro hubo inconformes, con pancartas en contra de Cárdenas y del dirigente nacional Marko Cortés.

Está pendiente la resolución en el tribunal electoral federal la impugnación de un militante del PAN, Sulpicio Marcelino Perea Marín quien acusa de desacato a la dirigencia por incluir un candidato que no se registró como precandidato, lo cual viola los estatutos y los procedimientos.

EL CANDIDATO DEL PRI

Alberto Jiménez Merino presentó ante el INE en la Ciudad de México, la solicitud de registro como candidato del tricolor a Gobernador de Puebla, lo acompañó el  Secretario General del comité nacional,  Arturo Zamora Jiménez.

Jiménez Merino se asumió como el candidato del pueblo y reiteró que su compromiso principal es unir a Puebla. Señaló que mientras otros candidatos van a conocer el estado para buscar un apoyo, él ya lo ha recorrido durante décadas, conoce cada rincón y conoce a los poblanos, sus necesidades.

Confía en sus atributos y su trayectoria limpia, transparente, que le permitirá refrendar la confianza ciudadana en favor de su candidatura y del PRI.

Le acompañó también el dirigente estatal del PRI, Javier Casique Zárate. Las fracturas entre el priísmo están latentes. El ex candidato a gobernador Enrique Doger, le negó su apoyo a Jiménez Merino y fue objeto de críticas por parte del dirigente estatal de la CTM, Leobardo Soto.

Al rendir protesta como candidato, Jiménez Merino  fue arropado por la dirigente nacional Claudia Ruiz Massieu y los exgobernadores Guillermo Jiménez Morales, Melquiades Morales Flores y Mario Marín Torres.

Fuentes cercanas al grupo Renovación y al ex gobernador Marín Torres, señalan que ahora apoyará en todo al candidato al gobierno, pues ya no tiene la sombra y las amenazas de Rafael Moreno Valle Rosas. Se determinará en esta elección y si hay el apoyo abierto de Marín si el fantasma del “Góber Precioso” sigue vigente o ya es historia.

Así está el panorama que difícilmente puede recomponerse en los días que inician las campañas políticas.

En fin como escribió Oscar Muñoz Bouffartique la canción cubana Burundanga:

Songo le dio a Borondongo.
Borondongo le dio a Bernabé.
Bernabé le pegó a Muchilanga,
le echó burundanga,
y le hincha los pies.

Correo | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado en COLUMNAS

Columna | ETIQUETA CON DESTINO

• Gritan el Play Ball electoral en Puebla

Como diría Andrés Manuel López Obrador en sus términos beisbolísticos:

“Ese strike estaba cantado”

Y me refiero a que casi todos los Morenistas e inclusos los ciudadanos pensantes sabía quién iba a ser el candidato a la Gubernatura de Puebla, porque en la dirigencia nacional, la misma Presidenta Yeidkol Polevsky, repetía una y otra vez que Luis Miguel Barbosa Huerta tenía todo el derecho a contender “porque la había arrebatado el triunfo”.

Eran acuerdos políticos que el mismo Presidente de México, avaló antes del accidente de los Moreno Valle el 24 de diciembre del año pasado.

A Barbosa Huerta le habían ofrecido en cargo en el gobierno federal, pero Luis Miguel no acepto porque se mantendría en pie de lucha contra quien consideraba le había arrebatado la gubernatura.

El escenario cambio, se modificó y ahora le vuelve a dar la oportunidad para demostrar que tiene el apoyo de los poblanos, sin embargo esa guerra intestina al interior de MORENA, deja heridos, lesionados, gente molesta que en nada ayudará en la unidad en el partido de AMLO.

PLAY BALL

En términos del mismo béisbol ya se cantó el “play ball” y este martes 19 inició el partido hacia el 2 de junio y son tres los que buscan ganar la silla y tomar casa Puebla.

Enrique Cárdenas Sánchez por el PAN-PRD-MC  (Ya se registró, en medio de una queja)

Alberto Jiménez Merino PRI (Lo hace este miércoles en el INE en México, lejos de Doger y Zavala)

Luis Miguel Barbosa Huerta MORENA-PT-PVEM (Lo hará este miércoles en Puebla)

Bueno volvamos a un escenario que se puede presentar en el proceso electoral que arranca campañas el 31 de marzo.

En su caminar rumbo a la candidatura Barbosa Huerta ha dejado muchos lastimados y la operación cicatriz no será nada fácil.

En Puebla la aceptación del Presidente López Obrador es aproximadamente del 80 %, pero ahora Andrés Manuel no estará en la boleta.

Varias encuestas ponen a MORENA hasta un 3 A 1 por arriba del PAN y en tercer sitio al PRI. El Movimiento de Regeneración Nacional tiene una aceptación arriba del 40 por ciento. El PAN anda alrededor del 15 por ciento y el PRI sobre el 8 por ciento.

Esas evaluaciones fueron sobre los institutos políticos, hoy la estadística puede cambiar al existir ya los candidatos y se modificará conforme transcurran los días y la misma campaña.

Entre los poblanos hay varias apreciaciones negativas contra Luis Miguel Barbosa y eso puede generar que muchos de los poblanos decidan no votar en favor de MORENA.

De darse esta prospectiva los votos que huyan de MORENA se irán al PRI o al PAN.

Por otra parte si existe unidad en el PAN es probable que su candidato, el ex rector de la UDLAP, Enrique Cárdenas Sánchez pueda subir hasta 10 puntos porcentuales en la aceptación social y de ahí irse acercando al abanderado del partido del Presidente.

Una buena campaña y propuestas también pueden incidir en que la sociedad vote por el candidato ciudadano del PAN-PRD-MC.

En cuanto al PRI continua su desprestigio, sin embargo la designación de Alberto Jiménez Merino como su abanderado ha generado que muchos priistas estén dispuestos a apoyarlo.

Mucho se dice que priistas que se había movido hacia MORENA y tras la decisión de la dirigencia nacional han tomado la determinación de regresar al PRI y apoyar a Jiménez Merino.

El registro del candidato del PRI en las oficinas centrales del INE en México es porque quieren dar muestras del total apoyo de la dirigencia y sus más importantes cuadros.

Por eso la presencia de los ex gobernadores Guillermo Jiménez Morales, Melquiades Morales Flores y Mario Marín Torres.

Hay quienes dicen que no habría que estar muy seguros con Morales Flores y otros que Marín Torres afectará la campaña de Alberto Jiménez Merino, lo cierto que Mario Marín tiene aún arrastre al interior del estado y confían en que eso catapulte a su candidato.

Las cartas están echadas

El 2 de junio PRI y PAN pueden recibir los votos de quienes no quedaron conformes en MORENA

Sin embargo, el que los sufragios no vayan a un solo partido le seguirá dando ventaja para ganar a Luis Miguel Barbosa.

Alea jacta est: “LA SUERTE ESTA ECHADA”

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @Luiguiglez

Publicado en COLUMNAS
Martes, 19 Febrero 2019 17:33

También en el Verde hace aire

Columna | P U L S O    P O L I T I C O

            Generalmente cuando se habla de la crisis en los partidos políticos, la referencia se concreta al PRI, al PAN y al PRD. Los demás son los chiquitos, es la chiquillada y se hace poco caso de sus problemas internos.

             Sin embargo, dentro de esa “chiquillada” hay algunos que resienten con mayor fuerza los embates de la indiferencia ciudadana o las críticas y uno de ellos es el Partido Verde Ecologista de México.

             Es un partido propiedad de una familia, casi siempre aliado del PRI, gracias a lo cual ha conquistado algunas posiciones importantes de elección popular, como diputaciones federales y locales, senadurías y la gubernatura de Chiapas.

             Ha cobrado algo de fama, por sus críticas, con el pretexto de defender la ecología y oponerse al mal trato a los animales, a los circos, de los que logró sacar a los leones, elefantes y demás animales domesticados para diversión de los asistentes a ese espectáculo y ahora la ha emprendido contra las corridas de toros, por las mismas razones, el maltrato a los animales.

              Lo de los circos ha provocado un gran descontento entre los aficionados, entre ellos muchos niños y de los propietarios de esos negocios que han visto disminuida la asistencia a sus presentaciones y han explicado que el trato a los animales que se presentaban en los espectáculos circenses, era no solo bueno, sino excelente.

              En el caso de la llamada “fiesta brava”, un aficionado que es senador, afirmó que solo la ignorancia de lo que es, ha sido y ha representado la tauromaquia en este país y en otros países hispánicos, se puede estar contra de “la fiesta”.

              Y si les siguen dando cuerda, los “verdes se van a ir contra las peleas de gallos y contra los jaripeos y acabarán con las tradicionales ferias de todo el país.

               Bueno pero de lo que estamos hablando es de su crisis interna, de su cada día menor influencia política y en la opinión pública.

               Las dirigencias estatales siempre han sido designada por las cúpulas y escogen entre sus círculos de amigos a quienes deberán hacerse cargo de dirigir a sus supuestos partidarios.

               El partido Verde es más bien un club de amigos, entre los que hay duras luchas internas por las posiciones políticas o partidistas y es lo que está pasando en Puebla.

              Durante un buen tiempo el dirigente estatal, diputado local y diputado federal, fue Juan Carlos Natale, gente de buen carácter que mantuvo la fiesta en paz y realizando un cierto trabajo en bien de la ciudadanía.

             Lo sustituyó Juan Pablo Kuri, entraron en conflicto entre ellos y acabaron distanciados. La dirigencia de Pablro Kuri  fue según dicen los propios verdes, poco menos que desastrosa, pues el partido dejó de tener influencia en varios sectores donde tenía presencia y no ejerció adecuado control de los representantes estatales y municipales que llegó a tener.

             Ya llegó el tiempo de cambio: Ha sido designado delegado del comité nacional Jaime Natale Uranga, para preparar el relevo de la dirigencia estatal.

              Para el proceso de las elecciones extraordinarias de gobernador, ya deberán haberse realizado los cambios necesarios.

              Se dice que entre los negativos de Kuri, además de la mala administración, está su demasiado apego al “morenovallismo” corriente panista con la que muchos verdes, no simpatizaban y el morenovallismo tampoco simpatizaba con los verdes.

              Todavía no se sabe si la decisión de los Verdes será aliarse con Morena, o si continuará aliándose con el PRI. La corriente mayoritaria está lógicamente con Morena, por razones obvias.

               Ayer los jóvenes del partido Morena expresaron ante un numeroso grupo y ante la prensa, su apoyo a la precandidatura del licenciado Alejandro Armenta, como precandidato a gobernador del estado.

          Dijeron que Puebla es una entidad, donde prevalecen los jóvenes  estudiantes universitarios, pues hay más centros de estudios superiores que en las demás entidades del país y se requiere, como gobernante, de hombre que además de juventud, tenga la comprensión necesaria para atender los problemas de los jóvenes.

            Hicieron una positiva valoración de la carrera política de Armenta, que además de dirigente partidista, lo fue del PRI, ha ocupado cargos de elección popular y administrativos que ha sabido desempeñar con eficacia y honestidad.

            Actualmente es presidente de la Comisión de Hacienda, en el Senado de la República y su trabajo ha sido reconocido por todos sus compañeros de bancada. En opinión de los jóvenes, sería un buen gobernador en Puebla.

            Y antes de que se nos olvide: ¿Sabe donde está el anterior dirigente estatal del partido Verde Ecologista, don Juan Carlos Natale. En la Secretaría de Relaciones Exteriores. Es ni más, ni menos, que el secretario particular del titular de esa dependencia, Marcelo Ebrard.

Publicado en COLUMNAS
Lunes, 18 Febrero 2019 17:19

El PAN, partido en ruinas

Columna | P U L S O    P O L I T I C O

          El hecho de que el Partido Acción Nacional en Puebla, tenga nueve prospectos para la candidatura a la gubernadura del Estado y que Morena solo tenga dos y el PRI, pretenda elegir entre una terna, nos da idea de lo mal que el partido de la derecha anda en su organización interna.

           Tres de las figuras que muestra el panismo local para escoger candidato, por lo menos, forman parte del llamado grupo “morenovallista” que prácticamente ha dejado de existir, a raíz del trágico fallecimiento de su líder, el ex gobernador Rafael Moreno Valle, que fue dueño de la franquicia panista desde hace por lo menos diez años, aquí en el estado. Los demás son panistas tradicionales que durante el “morenovallismo” escondieron la cabeza para salvarse y lo lograron.

            Pero ahora, que ya pueden salir a la luz pública, resulta que en una década prácticamente fueron olvidados, excepción de unos cuantos, como el presidente municipal de Atlixco, Guillermo Velásquez, que está en su segundo periodo como presidente municipal de la importante ciudad; Francisco Fraile, que fue de la primera oleada de neopanistas de finales del siglo pasado y Eduardo Rivera, que ha sido el panista que más golpes recibió de la corriente que dominó al PAN en la última década, en Puebla.

           Lo mejor que podría hacer Acción Nacional, en la próxima elección de gobernador es no participar. Dedicar sus esfuerzos a resolver sus conflictos internos, recomponer a su partido para ver si logra fortalecerlo un poquito, es decir, volcar su actividad hacia dentro del partido de oposición más antiguo de México, en vez de perder el tiempo en una campaña que tienen perdida de antemano.

           Las dos figuras de Morena, que serán evaluada en la Encuesta que se llevará a cabo a partir del 2 de marzo, serán las que han venido sonando desde hace tiempo: Alejandro Armenta Mier y Luis Miguel Barbosa Huerta. Ambos están seguros de su triunfo y ninguna figura ni local, ni nacional, podrá disputarles la posición que tienen dentro del partido.

            Si surgen otros candidatos, serán de relleno, pero nada serio.

             Ambos, Armenta y Barbosa, confían en el voto de sus seguidores de dentro del partido, pero también en el voto de fuera, sobre todo de muchos priístas descontentos que si no tienen un candidato que les resulte atractivo, la intención de su voto puede cambiar hacia Morena como ya se vio en las elecciones federales y locales pasadas.

              No hay que olvidar que ambos precandidatos, fueron priístas y dejaron una buna imagen en muchos de quienes siguen militando en el partido tricolor.

              Pasada la elección local de gobernador del Estado, Morena deberá dedicarse de inmediato a organizarse como un verdadero partido político y no quedarse en Movimiento, porque eso no le favorece para el futuro.

               Si los dirigentes de Morena,  siguen comportándose en el poder como hasta ahora lo han hecho, si siguen manteniendo sus pleitos y divisiones internas sin que una autoridad partidista ponga fin a eso, el partido de Andrés Manuel López Obrador, no tendrá futuro.

               El futuro de los partidos está en su grado  de estructuración y organización que tengan o lleguen a tener.

                Todos los partidos están en crisis estructural y organizativa y además económica.

                 El caso de Morena, es diferente. Tiene crisis interna por falta de una dirigencia nacional y lógicamente local, bien estructurada, bien organizada, pero no tiene crisis económica, por el contrario, es el partido que por la votación que obtuvo recibirá una mayor cantidad recursos de parte de las autoridades electorales, pero si no supera sus debilidades de estructura y organización, sus militante seguirán teniendo el comportamiento de “chivos en cristalería” que serían decepcionantes para los cientos de miles que se han apuntado para pertenecer a ese partido.

              Y mientras esto ocurre en los partidos, el gobierno interino del estado, presidido por el licenciado Guillermo Pacheco Pulido, está empeñado en mantener la gobernabilidad del Estado. El gobernador ha dialogado con los diputados de todas las corrientes partidarias; su comportamiento ha sido respetuoso para todos y está empeñado en dejar las bases para acabar con la impunidad, mediante el correcto funcionamiento de la Fiscalía y del Poder Judicial, muy necesarios para frenar la inseguridad que ya hay en Puebla y el avance de la delincuencia organizada o desorganizada.

              A pesar de estar en vísperas de una elección extraordinaria para elegir gobernador, la tranquilidad política de la entidad es evidente.

              Hemos dicho que los partidos están en crisis, pero son problemas que los propios partidos deberán resolver dentro de sus organizaciones.

                Los nuevos ayuntamientos están funcionando bien y puede hablarse de un clima de tranquilidad política en toda la entidad.

Publicado en COLUMNAS

Columna | P U L S O      P O L I T I C O

               Se sabe que para la precampaña y campaña por la gubernatura de Puebla, partidarios de Barbosa Huerta, están reforzando a su correligionario, aunque Armenta Mier sigue siendo el favorito de los militantes de Morena.

                El PAN no está muy animado en entrarle a la campaña con candidato propio, después del trágico fallecimiento de la gobernadora Martha Erika Alonso, pues haría el ridículo y el PRD, partido que fue aliado del PAN en esa campaña, se está desmoronando. La falta de recursos hizo que el del sol azteca tuviera que despedir al 90 por ciento de su personal.

                El PAN también se desmorona: El verdadero Partido Acción Nacional, fue abandonado y hasta perseguido por la corriente morenovallista de ese mismo partido y al final y después de la tragedia, está casi en agonía.

                 El PRD, otro miembro de la Coalición de Frente Por Puebla, también ha entrado en un proceso de extinción. Al despedir al 90 por ciento de su personal de apoyo por falta de recursos, está mostrando la muy difícil situación por la que atraviesa.

                El grupo “morenovallista” acabó de desintegrarse con la salida de Marcelo García Almaguer, como diputado local del PAN y coordinador de la bancada panista en el Congreso local. Será diputado independiente.

                  De la cúpula morenovallista, ya no queda nadie: han salido por propia voluntad después de la muerte del senador en el accidente aéreo: Eukid Castañon, el más allegado a Moreno Valle y a la gobernadora Erika Alonso; la renuncia también por su voluntad, de Luis Banck, ex presidente municipal y secretario particular de la gobernadora fallecida y finalmente el coordinador de la bancada panista en el Congreso del Estado, Marcelo García.

                   Ninguno de los tres herederos al trono ha sugerido siquiera, que el morenovallismo será resucitado. Los tres se fueron, abandonando las filas azules del panismo tradicional. No era lugar para ellos.

                   Los panistas-panistas, todavía no reaccionan. Quedaron tan aturdidos, tan confundidos con lo que pasó en Puebla, que no se han repuesto del terrible golpe y sobre todo, porque no ven una reacción de dolor dentro de la ciudadanía poblana que les indique que el grupo que se deshizo políticamente hablando, lo estaba haciendo muy bien.

                   Además, si de por sí no tienen un entrenamiento político adecuado, los panistas no saben muchas cosas de la política real y cuando se topan con ella, hasta parecen ingenuos.

                     El que parece ya no tener remedio es el Partido de la Revolución Democrática. Teniendo tantas corrientes de opinión, tantas tribus, los perredistas se dejaron atrapar por una, La de Los Chuchos que en los últimos años, hizo y deshizo a su antojo dentro del PRD.

                      En dos ocasiones llevó a las puertas de la Presidencia de la República, a Andrés Manuel López Obrador, pero no llegaba.

                      Algo vio López Obrador que no le gustó, algo sintió, bueno, algo pasó y el máximo líder abandono sus filas, de las que fue dirigente nacional y se fue con su música a otra parte y la hizo y la sigue haciendo.

                      Ahora el PRD se enfrenta a su casi segura extinción. Viejo, abandonado por dirigentes y militantes y además, sin dinero. El futuro que le espera, es de espanto. Y lo que son las cosas: este columnista tiene buenos amigos en el PRD, gente de buena fe, que no han abandonado sus filas porque lo consideran una traición y no quieren ser traidores.

                      Se decía, después de las pasadas elecciones federales, que el PRI no volvería al poder, porque ya no tiene ni capital político, ni capital económico, es decir, prácticamente ya es un cadáver y ahora, al ver lo que está pasando los priístas toman conciencia de que sí pueden aspirar a recuperar el poder, que sus huestes pueden sustituir en un futuro no lejano a Morena en el gobierno de la república, en los gobiernos estatales y municipales. Ahora sí como dicen los clásicos:  ¿Será?.

Publicado en COLUMNAS

Columna | P U L S O      P O L I T I C O
     
             El Partido Acción Nacional difícilmente podrá conformar un frente electoral como el que conformó en las elecciones locales pasadas. El dirigente estatal del Partido Social de Integración, PSI., Carlos Navarro Corro, se deslindó de cualquier compromiso en ese sentido con el PAN. Dijo que su partido considera a Antonio Gali Fayad ex gobernador del estado, como un líder moral, pero Gali es independiente de cualquier partido.

              Por u parte, miembros del Partido de la Revolución Democrática, PRD, consideraron que éste debe actuar en la misma tónica que el PSI y buscar luchar con candidatos propios o alianzas con instituciones partidistas que tengan similitudes reales y objetivos similares.

               Hacer alianzas nomás por hacerlas a lo único que lleva es a decepcionar a su gente, a sembrar la desconfianza y a abandonar la lucha política que nunca llega a motivar realmente a quienes participan por objetivos distintos.

                 En el PAN este tipo de problemas se ven con mayor claridad. Es el único partido de derecha importante que en el poder ha tomado actitudes contrarias a las que adoptó o sostuvo antes de ser autoridad. Separarnos de la coalición Por Puebla al Frente, señaló Navarro Corro, es lo mejor para nuestra militancia.

               Pero el PAN cada día está peor en Puebla. No solo pierde aliados, sino presencia entre los propios grupos panistas, es decir, es un partido dividido que al perder su identidad, casi lo ha perdido todo.

                Todo empezó cuando la cúpula  panista, en los años ochenta, decidió volverse franquicia de los grupos empresariales que se enojaron con el gobierno de López Portillo, por la nacionalización de la Banca.

                Después aquí en Puebla, se volvió franquicia del grupo político encabezado por el recién fallecido ex gobernador Rafael Moreno Valle.

En ambos casos, el PAN obtuvo poder y dinero, pero perdió la confianza de sus antiguos militantes.

                La tragedia del 24 de diciembre pasado, en la que fallecieron la gobernadora de Puebla Martha Erika Alonso, esposa de Moreno Valle y el propio ex gobernador que era senador de la república, vino a cambiar drásticamente las cosas.

               El grupo morenovallista, que lo controlaba todo, se derrumbo desde la tragedia y los principales integrantes del grupo morenovallista, han empezado a salir, no solo del PAN, sino de la política, según han dicho.

            Ya hubo un cambio en la coordinación de la bancada panista del Congreso local. Marcelo García Almaguer, quien fuera una gente muy cercana al ex gobernador, cedió el puesto a la diputada Mónica Rodríguez Della Vechia, de la corriente conservadora del partido blanquiazul.

             Hasta el momento, Marcelo García Almaguer, sigue siendo miembro de la bancada del PAN y del partido, es decir, ni se ha ido que se queda, ni ha dicho que se va.

              El gobernador Guillermo Pacheco Pulido, dijo que es muy posible que sean mujeres las que queden al frente de las secretarías de Educación y de Salud en Puebla.

              También informó, que ha encontrado muy buena disposición del Presidente Andrés Manuel López Obrador, para contribuir a la solución de los problemas más sentidos de la entidad y que pronto presentará al Presidente un programa de obras básico, para empezar a trabajar en resolver esos problemas.

               La lucha interna por la candidatura a la gubernatura del Estado, en Morena, sigue fuerte aquí y en México.

                Esta lucha se ha centrado entre el ex senador Luis Miguel Barbosa Huerta y el  senador Alejandro Armente Mier.

                 El primero está usando las redes y el segundo también, pero resalta el apoyo de senadores de todo el país a su candidatura y es que Armenta Mier, se ha ganado la simpatía de sus compañeros senadores de Morena con su trabajo y el trato diario que tiene con casi todos ellos.

              Hasta ahora se nota un avance importante de Armenta Mier, como el favorito de la gente de su `partido. En la posible candidatura de Barbosa Huerta, pesa mucho su estado de salud. Ha sido un militante muy dinámico y aguerrido, pero hay cosas que no se pueden controlar tan fácilmente.

Publicado en COLUMNAS
Página 1 de 17