Los voceros de Morena, superconfiados

Jueves, 10 Mayo 2018 16:18 Escrito por Gabriel Sánchez Andraca

Columna | P U L S O     P O L I T I C O

         Para los voceros de Morena en Puebla, Carlos Figueroa y David Méndez Márquez, los constantes ataques a su candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, no son sino desesperados esfuerzos de sus adversarios políticos, para bajar el porcentaje de intención de voto de su candidato que según dijeron, tiene un porcentaje prácticamente inalcanzable, pues el 48 por ciento del electorado lo apoya a nivel nacional y aquí en Puebla cuenta con el 55 por ciento del electorado.

           Pero faltan más de cincuenta días para que termine la campaña, dicen opositores de Andrés Manuel, y en esos cincuenta días pueden pasar muchas cosas.

           El problema del tabasqueño es que ataca mucho a sus adversarios, cae en contradicciones y hace propuestas que en las circunstancias actuales, no resultan viables y suenan demagógicas.

            No hay que olvidar lo ocurrido en las pasadas elecciones locales del Estado de México. Al iniciarse la campaña, la favorita a vencer, era doña Josefina Vázquez Mota, ex candidata presidencial del PAN, que aspiraba a llegar a la casa de gobierno de Toluca.

             En poco tiempo la señora Vázquez Mota, cayó hasta el tercer lugar. Al primer lugar, es decir, el ganador, fue el candidato del PRI, Alfredo del Mazo, seguido, en el segundo lugar, por la candidata de Morena. El tercer lugar lo ocupó el candidato del PRD, y quien estaba al inicio de la campaña en el primer lugar, Josefía Vázquez Mota, se fue al cuarto sitio.

            Y es que en unas elecciones democráticas, las cosas pueden cambiar en el último momento.

             Claro, depende de muchos factores: como el carisma del candidato, sus propuestas, el acierto en el diagnóstico de los problemas y la confianza que logre infundir entre el electorado.

              Indudablemente que don Andrés Manuel tiene carisma, por algo ha sido el favorito durante varios meses, pero también tiene muchos puntos débiles y uno de los más importantes es el de recurrir a ofrecimientos de corte populista, como ese de retirar a los ex presidentes de la república, el pago de su jubilación que representa 5 millones de pesos mensuales.

             Ofrecimientos como ese, llenan de jubilo a las masas, pero en realidad no sirve de nada. Con el dinero que deje de darse a los expresidentes: Echeverría, Zedillo, Fox, Calderón y pronto Peña Nieto, no se va a resolver ningún problema.

         Además, no se explica que en el pago de esos cinco millones, esté incluido el pago de los guardias presidenciales que permanentemente cuidan a cada ex-mandatario, así como el pago del servicio doméstico y otros gastos de la casa.

            Alejandro Armenta, candidato de Morena a una senaduría por el estado de Puebla, tiene la seguridad de ganar. Así lo piensa y así lo dice abiertamente y no le falta razón.

              Armenta Mier fue priísta toda la primera parte de su carrera política. Fue, como priísta, diputado local, diputado federal y antes, presidente municipal de Acatzingo. Fue director del DIF en el estado, titular de la secretaría de Desarrollo Social y ocupó un puesto federal importante.

              Fue dirigente estatal del PRI y tuvo serios problemas con el ex dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, que nunca quiso apoyar a los priístas de Puebla en sus diferencias con el gobernador panista Rafael Moreno Valle y eso originó un distanciamiento de Armenta que también era diputados federal.

              Vino la ruptura y cuando el comité nacional preparaba la expulsión de Armenta Mier, éste le tomó la delantera y presentó su renuncia a su militancia partidista y luego fue incorporado a Morena.

             El problema para el PRI, es que mucha gente lo siguió, como siguieron varios amigos a Pepe Alarcón, que también adelantó su renuncia antes de que lo renunciaran y lo mismo ocurrió con Fernando Morales Martínez. Los tres fueron dirigente estatales del tricolor y ahora militan en partidos que conforman la alianza Por México al Frente o en Morena, el partido de López Obrador.

            Los tres candidatos que están jugando en serio por la gubernatura: Enrique Doger, Miguel Barbosa y Martha Erika Alonso, son conocidos en la entidad, pero tienen diferentes grados de aceptación: Entre quienes tienen intención de votar, el mejor evaluado de los candidatos es Enrique Dóger, que ha sido diputado local, diputado federal, presidente municipal de Puebla, rector de la BUAP por dos periodos consecutivos y la señora Alonso Hidalgo, que fue primera dama del estado, cuando su esposo Rafael MorenoValle, gobernó a la entidad.

Miguel Barbosa, es abogado, hábil político de izquierda que ha sido diputado federal y senador de la república y coordinador de la bancada perredista en el Senado.

             Casi al final de su periodo, Barbosa tuvo problemas con “Los Chuchos” la corriente del PRD que predomina en ese partido y rompió con ellos. Entonces Barbosa, nacido en la región de Tehuacán rompió con el PRD y se pasó a Morena a través del Partido del Trabajo. Con él se pasaron a las filas morenistas, cerca de diez senadores del partido del Sol Azteca.

Valora este artículo

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.