Domingo, 27 Octubre 2019 20:21

De lo que nos salvamos en México

Columna | P U L S O    P O L I T I C O

           Muchos observadores de lo que está pasando en varios países de América Latina, consideran que es el final del neoliberalismo en la región y que México se salvó de tener problemas como los de Chile, Ecuador, Argentina, Brasil, al decretar el gobierno de la 4-T, el final del sistema neoliberal en nuestro país.

           Los graves problemas que estamos padeciendo, como la inseguridad, la criminalidad desatada, el desempleo, la enorme desigualdad, la pobreza de más de 50 millones de mexicanos, el abandono del campo, la dependencia alimentaria, la quiebra técnica de PEMEX y de la CFE., etc., son consecuencia de ese sistema impuesto por “el consenso de Washington” ideado por la primera ministra inglesa Margaret Teacher y el presidente estadounidense Donald Reagan.

            Los neoliberales ponían como ejemplo del triunfo del neoliberalismo a Chile y las manifestaciones de la semana pasada en Santiago y otras ciudades chilenas, pusieron de manifiesto el terrible fracaso del sistema que como ha ocurrido en México, concentraba la riqueza en pocas manos, disparaba la desigualdad entre los habitantes del país, se regía por las leyes del mercado y era totalmente insensible a los problemas del grueso de la población.

            Manifestaciones de descontento como las realizadas en Ecuador, en Chile, no se habían visto en América Latina nunca.

            Los presidentes de Chile y Ecuador, tuvieron que dar marcha atrás a los dictados del Fondo Monetario Internacional, FMI, que para prestar dinero a los países ya prácticamente quebrados, exigieron el aumento de precio a los combustibles, en Ecuador, lo que provocó la rebelión indígena, y el aumento al pasaje en el metro de Santiago de Chile, que utilizan 3 millones de personas diariamente.

            Pero eso fue la gota que derramó el baso, hay mucho más atrás de eso, lo que obligó a los gobiernos, generalmente insensibles a los reclamos populares, a dar marcha atrás.

            El diario español El País, cabeceó ayer su nota principal: “La falta de expectativas y la frustración, movilizan a América Latina”. Y agregaba: “La paciencia de millones de personas se agota y las protestas se suceden de norte a sur en la región”.

            Si en México no se hubiera desechado el neoliberalismo con el nuevo gobierno, de seguro que tendríamos en puerta una revolución armada. De hecho con la delincuencia organizada desatada, ya la tenemos, pero no tiene carga ideológica, según me dice alguien que conoce de esto.

            Otro gobierno priísta o panista, hubiera seguido la misma política implantada por Carlos Salinas de Gortari hace más de 30 años. Los chilenos tenían ya más de 40 años de andar en el “Consenso de Washington” y así les ha ido: vida cara, sueldos bajos, pensiones o jubilaciones insuficientes, desigualdad social elevada, educación privatizada y cara etc., por eso el aumento en el precio del metro, hizo estallar el descontento y el gobierno presidido por Sebastián Piñera, cambió su gabinete integrado por tecnócratas insensibles a los reclamos populares, por políticos “con calle”, que comprenden los reclamos de la gente.

             Siempre hemos dicho en este espacio, que los tecnócratas son totalmente ajenos a la realidad de las naciones que gobiernan.

              En Argentina se tenía previsto ayer, la derrota del gobierno neoliberal y el triunfo del peronismo.

              Los estados de México, Michoacán, Hidalgo y Colima, realizaron ayer las asambleas distritales de Morena y ayer mismo se llevaron a cabo las seis que se anularon en Puebla.

              Lo que muchos esperan  es que el proceso se haya realizado en paz y que los morenistas logren conformar su movimiento en un verdadero partido, pues si Morena que llegó con fuerza al poder, no se organiza como es debido, la 4T puede fracasar, nos dicen y eso sería sumamente grave para el país.

            Ayer, en el aniversario luctuoso de la destacada priísta poblana Carmen Caballero de Cortés, hubo un acto presidido por el dirigente priísta en Puebla, Lorenzo Rivera Sosa, ante el busto de la luchadora de ese partido, en el boulevard de la 43 poniente y se entregó la medalla que lleva el nombre de la homenajeada, a dos mujeres priístas que han destacado dentro de su partido: Bárbara Ganime Bourne y Silvia Tanús Osorio.

           Desde aquí enviamos un saludo y una felicitación a todos mis paisanos guerrerenses, por la celebración del 170 aniversario de la erección de nuestro Estado, conformado con partes de los territorios de los estados de México, Michoacán y Puebla.

              Quienes promovieron su creación, fueron dos héroes de talla nacional, participantes destacados en los movimientos de Independencia y Reforma: Nicolás Bravo, originario de Chichihualco, Gro., y Juan Alvárez, originario de la cota grande.

               También saludo desde aquí al economista egresado de la UAP, Octavio Navarrete, que nació el mismo día del aniversario de la erección de Guerrero y que se encuentra allá trabajando por el bien de la región.

Publicado en COLUMNAS
Página 1 de 7